Novedades del sitio

Resumen de prensa. Del 14 a 18 de enero de 2019.

 
Imagen de Coordinadora ONGD
Resumen de prensa. Del 14 a 18 de enero de 2019.
de Coordinadora ONGD - miércoles, 23 de enero de 2019, 14:31
 


Esta semana ha venido marcada por los Presupuestos Generales del Estado. Unos presupuestos que, tal como analizábamos, son claramente insuficientes en materia de Cooperación. El ministro de asuntos exteriores y cooperación, Josep Borrell, tiene una opinión muy diferente; afirma que “España está empezando a recuperar lo perdido en los fondos para cooperación” y maneja cifras que nada tienen que ver con las aportadas en nuestro análisis. 

Para Iliana Oliver, del Real Instituto el Cano, la recuperación de la ayuda española podría decidirse en Bruselas.

La próxima semana seguiremos analizando con detalle los fondos destinados a cooperación, con el informe agregado en la mano. Lo cierto es que, en este contexto, es más urgente que nunca contar con una cooperación fortalecida, que cumpla los compromisos internacionales que asumió el gobierno y, sobre todo, que responda a los grandes retos que enfrentamos como humanidad. La sección Planeta Futuro resumía esta semana seis problemas mundiales a tener en cuenta, y con los que comprometerse: cambio climático, evaluación de los ODS, reducir las desigualdades o responder a las crisis humanitarias son algunos de ellos. Existe otro reto clave que es la erradicación de la violencia contra las mujeres, tal como lo explica en este artículo el director del centro regional del PNUD en América Latina.

 

Contexto mundial complejo

Esta semana se ha sabido que el pasado mes diciembre 900 personas fueron asesinadas en Congo. Según denuncia la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas, el crimen masivo causó la huida de más de 16.000 personas a la vecina República Centroafricana. Casi 900 personas y ni un solo titular. La cobertura informativa de los asesinatos masivos en África o los atentados terroristas presenta enorme carencias profesionales y éticas. Este artículo se pregunta si la cobertura de este tipo de sucesos no es en realidad espejo del racismo moderno; una reflexión a raíz del atentado sufrido en Nairobi esta semana y que se cobró la vida de 14 personas.

Los asesinatos de personas que defienden la tierra y los derechos de los pueblos a sus territorios continúa aumentando. Tres de cada cuatro asesinatos de activistas en 2018 fueron personas que defendían el medio ambiente. En numerosas ocasiones esos crímenes están ligados a grandes empresas transnacionales que en llegan a tener ejércitos privados para invadir las tierras. La producción deslocalizada de un buen número de empresas transnacionales viola los derechos humanos de manera sistemática. Este es el caso de la industria pesquera: la conexión entre nuestras latas de atún y mano de obra esclava es evidente en el caso de Tailandia, donde el principal exportador de atún del mundo se presta a la esclavitud moderna.

 

El derecho a migrar cada vez más perseguido

Mientras millones de personas se ven obligadas a abandonar sus hogares, ejerciendo su derecho a la migración, la criminalización y persecución de quien ejerce este derecho aumenta a pasos agigantados. Esta semana hemos visto cómo el gobierno ha impedido la salida del Open Arms del puerto de Barcelona. En esa carrera de violación de derechos, El PP presentó en el Congreso un “plan de choque para agilizar y priorizar la repatriación de los niños inmigrantes porque “donde mejor están es con sus familias”. El gobierno no le va a la zaga y ya negocia con Marruecos un acuerdo para repatriar a sus menores.

Pretender de este modo frenar las migraciones no tiene sentido. Las personas continúan buscando su derecho a la vida. Estos días hemos visto cómo una nueva caravana desde San Pedro de Sula, en Honduras, ha puesto en guardia a Estados Unidos. No hay muro que pare la fuerza de la gente cuando la vida se abre paso.

La buena noticia en este contexto viene de la mano de México, donde su presidente, López Obrador, facilitó papeles de forma inmediata a las personas centroamericanas que llegaron caminando hasta la frontera.